La problemática humana es tan compleja como su solución, o así es el silogismo que cabe para describir como debemos afrontar nuestros problemas. Todo lo que buscamos es soluciones dentro de lo posible, y no dentro de lo imposible, pero existen problemas imposibles que nos aquejan, entonces ¿una solución posible, soluciona un problema imposible?, me gustaría decir que si, pero haré lo imposible y diré que no.

Quizás el juego de palabras anterior sea un buen comienzo para pensar en soluciones que van más allá de las actuales posibilidades, ya que sino pensamos así jamás existirán, tal vez cuando se pensó que el hombre iría a la luna alguna vez, ya lo había hecho, o cuando pensó que el planeta se contaminaría hasta el borde del colapso, ya lo había hecho, cuando pensamos las cosas ellas ya pasaron, o fueron pensadas por otras personas antes, pero la diferencia es que la realidad nos da siempre la razón y nos demuestra día a día lo imposible que es la vida, pero existe y continua.

Cada vez que pensamos que algo no se puede hacer nunca se hace nada, pero cuando pensamos que existe la posibilidad de hacerlo se hace posible, y ese cambio de lo imposible a lo posible se hace sólo pensando en lo imposible, ya que lo posible ya esta hecho, pero lo que falta es lo importante, es nuestra carencia, nuestro objetivo o nuestro motivo. Buscar la posibilidad más improbable es la función del pensamiento, ya que si sólo ocupamos nuestros pensamientos en cosas posibles y lo más probable es que ocurra de todas formas, y por lo mismo estaríamos desaprovechando la posibilidad que tenemos de imaginar lo imposible, lo que nos falta, pero qué pasaría si pensáramos en que nada es imposible y que podemos hacerlo todo, ¿sería correcto?.

Ambos pensamientos son complementarios, ya que si no hay imposibles no existe lo posible, y se estanca el sistema, entonces si pensamos que lo imposible es posible, lo posible es nuestro imposible, como siempre el hombre necesita de metas o de motivos para que su vida sea satisfactoria, sin ese anhelo de surgir el hombre se deprime y se pudre, los problemas son la energía que mueve a la humanidad, pero que también la atormentan cuando no se solucionan correctamente, aunque ese tormento puede ser menor si se piensa que todo tiene solución, y se vive con esperanza.

La realidad como la vemos esta hecha de imposibles, pero que brutalmente son posibles, partiendo por la vida misma, y así hasta llegar a la última partícula de la nada, casi todo no debería estar allí, pero lo está. Nada debería existir pero existe. Entonces ¿cuál es el impedimento para pensar que un imposible exista?, ¿cuál es nuestro problema?, eso es lo que debemos buscar, la llave de nuestro crecimiento como humanidad está en esa respuesta imposible.

Anuncios