Que podemos hacer con un tema tan delicado para todo, hay incluso personas que se molestan si le preguntan cuanto ganan, otros lo dicen a los cuatro vientos, algunos consideran obscena su paga, pero la mayoría no sabe cual es la magnitud de las diferencias entre sueldos. Es por eso que tocaremos este tema exponiendo una sencilla tabla de sueldos o ingresos.

tabla sueldos

(*) Sueldo propuesto como mínimo por el Presidente de la Conferencia Episcopal Chilena (CECH), Mons. Alejandro Goic.�

¿Dónde te encuentras en la tabla?

La tabla anterior no considera bonos, horas extras, o aguinaldos de fiestas patrias, tampoco los descuentos de previsión o salud, además están fuera de la muestra las personas que ganan más de $12.500.000 — parece un premio de lotería, pero al mes —, por considerarse casos especiales y de excepción.

Quizás tantos millones mareen, y no dejen ver la profundidad del cisma entre las clases socioeconómicas de nuestro país, y sus grandes diferencias, y por razones humanitarias no seguimos multiplicando, pero sabemos que esto no es sólo un problema de Chile, y que si hiciéramos esta misma tabla en otros países seria muy similar.

Pero algunos dirán que no empecemos con las odiosas comparaciones, o que quizás no hagamos estas tablas del terror, aunque las únicas tablas que son de terror son las de mi escalera, crujen y se quejan como proletarios, pero cumplen su función, por el momento, pero sé que al igual que los proletarios van a ceder y romperse, si seguimos igual.

Escuchaba a una señora hablar sobre como discutía con un sacerdote, sobre la implementación de un sueldo ético, o algo así, pero no puse mucha atención, porque no me parece correcto contar plata frente a los pobres, o crear ilusiones en la gente, personas humildes que cuidan cada peso como empresarios, sólo que hay una pequeñísima diferencia, o ¿no?.

Para poner más fichas sobre la mesa, podemos citar lo siguiente:

“En nuestro país, una persona es considerada pobre, según el valor de la canasta familiar básica que está fijada en $21.856 per cápita. Esto significa que si una persona tiene menos de este monto para poder cubrir sus necesidades básicas, entonces se encuentra en situación de indigencia; si con $43.712 – el doble del valor de la canasta – tampoco logra cubrir sus condiciones mínimas, está en situación de pobreza (Mideplan).”

El párrafo anterior me gusta, parece como si los que hacen estas cosas se olvidaran cuanto cuestan las cosas hoy, o no consideraran las necesidades básicas igual que todos los demás, bueno, quizás somos muy mal agradecidos de la vida, después de todo tenemos un buen computador para escribir esto, un café con galletitas y pastelitos, como todo el mundo que escribe en sus blogs.

Pero haré una pregunta capciosa: ¿cuanto gastamos en almorzar?, creo que si responden esa pregunta y hacen el cálculo, sabrán cuna pobres son o están.

Ahora, es momento de otra cita:

“Según la encuesta Casen 2003, el 18.8% de la población en Chile hoy en día está bajo la línea de la pobreza y el 4.7% viven aún en la indigencia.”

Lo mejor de esta encuesta es la canasta familiar, o las personas que la idearon, hace como 25 años o más, super actual y vigente. (el comentario anterior no representa el pensamiento de todos, pero existe sólo un disidente, que es nieto del que creo la encuesta)

Y siguiendo con la danza de millones, otra cita:

“De 4.965.600 millones de personas que se ubicaban bajo la línea de la pobreza en 1990, en el 2003 disminuyen a 2.905.424 millones. De este total 726.509 personas viven en extrema pobreza (Fundación Pobreza).”

Una buena noticia, quizás ahora puedan comprarse un mercedes a crédito, o una casa con baño, bueno tienen que elegir, no se pueden tener ambas cosas.

Hasta el momento hemos sido muy poco serios en nuestros comentarios, pero de todas formas ¿a quién le interesa este tema?, creo que a nadie, sino sería puesto en las discusiones del parlamento y no en un blog irrelevante, aunque parece que necesitaríamos pedir permiso, o un salvo conducto para interrumpir el trabajo de los diputados y senadores, personas esforzadas que luchan día a día por su país, y que tienen claro el camino que tenemos que tomar como nación.

Dejando el sarcasmo de lado podemos decir que hoy en Chile no existen pobres como los de África o de Asia menor, o el sudeste Asiático, Europa oriental, o Centro América, ya que ellos son más morenos o no se les entiende lo que hablan, quizás sea por eso que nadie los ayuda, o sabemos sus problemas, o las naciones pasan por alto esta catástrofe humanitaria, nos acostumbramos a ver a los niños de otras latitudes pidiendo un mendrugo, y nunca lo asociamos con nuestros compatriotas, una palabra que ya no significa nada con esto de la globalización, pero que por desgracia esta escrito en un papel amarillento y desquebrajado, llamado constitución, otra cosa que no vale nada por estos días, y que esta de bonito en el museo de historia.

Para terminar con los millones demos cifras, somos 18.000.000 millones de chilenos, una ínfima parte de la humanidad, ¿cómo no va haber algún sistemas para tener bien a 18 millones de personas?, si no somos China, ¿cómo no va haber plata para 18 millones de personas?, las cuales trabajan los 350 días del año (descontando feriados y cumpleaños), 45 horas semanales, sino más en algunas ocasiones, no siempre, ya que eso sería esclavitud — aunque la fuerza laboral es menos de 18 millones —, pero todos aportamos a construir este país, y sólo algunos se benefician del trabajo del resto, no es justo parece, pero es la sociedad que nos heredaron nuestro antepasados, donde el 90% trabajaba, y el 10% es millonario a costa de los demás.

Anuncios