Este es un tema candente en la sociedad, y no hablo de la sociedad de derechos de autor, jaja, sino de la sociedad que todos conformamos, weno que casi todos conformamos, esta bien, que todos estamos obligados a conformar para no morirnos, weno pero ese no es el tema de mi post, el tema aquí es los derechos de autor, esos que tiene todo autor, jaja. Bueno, dejare de festinar para adentrarnos en un caso judicial, una demanda por los derechos de una obra publicada en un “catálogo de Falabela”, la situación fue la siguiente. El autor de una ilustración de un uso panda punk, se querelló contra Falabela por utilizar sin su permiso la preciada obra, ayudado por los señores de Creative Commons, que apelaron a una de sus licencias aplicada en la obra, para demandar que esa obra fuera correctamente publicada, o retirada de los catálogos para siempre, demanda que fue acogida por los tribunales chilenos, y que marca un precedente para futuras demandas, todo bien hasta aquí, bueno para el pobre e inocente Falabela no por supuesto, todos estallaron en jubilo por la victoria, creo que falto la fiesta del septimo día no más para celebrar toda la semana, pero ese sábado fue encarnizado así que el domingo solo pasar la resaca acumulada, jaja.

Bueno pero yo me hice la pregunta que nadie hizo antes, y que creo que pudiera zanjar la discusión, incluso antes de la demanda, ¿esa obra fue realizada en Photoshop, illustrator, freehand, Corel Draw, u otro programa con licencia pagada?, me pregunto ¿el autor de la obra pago la licencia del software?, ay…., bueno ¿quién en este país no paga las licencias de los programas que ocupa?, creo que todos estamos en regla con eso, pero que habría pasado si el autor de la obra no hubiese pagado dicha licencia de autor, ay…, la verdad creo que si pagó la licencia tiene todo el derecho de demandar a Falabela por el crimen que cometió, pero si no la pagó, con que moral puede demandar a alguien, incluso si pasó años haciendo la ilustración, no valdrían de nada por el sólo hecho de no pagar la licencia del programa que utilizó.

Estas cosas de moralidad la verdad son tan moralistas que siempre podemos encontrar el tejado de vidrio, aunque no se los detalles del juicio, espero que a los abogados de Falabela no se les ocurra leer este post, porque entonces demandarían al pobre diseñador que hizo al panda punk, pero quizás no pase nada, pero después quien se atrevería a demandar por eso, si incluso no cobramos bien por nuestras obras, y con miserias nos pagan nuestros derechos de autor.

Anuncios