Hace unos días los científicos encargados de preguntarse y responderse sobre los astros del firmamento, se reunieron para definir el futuro de uno de los planetas más controvertidos que ellos mismo descubrieron, Plutón, que en la religión Romana era el dios de los infiernos, y creo que ese nombre junto a su degradada luna Caronte, que en la mitología griega era el encargado de conducir a los muertos a través del río Aqueronte hasta el reino de Hades, no son lo que se puede decir muy alusivos, Bueno pero junto a ellos están dos lunas más, Nix, la diosa primordial de la oscuridad, e Hidra, la serpiente de nueve cabezas que protegía el infierno,  bueno después de estos nombrecitos quien querría ir a ese lugar, pura maldad encierra esta zona del sistema solar, o los astrónomos estaban en un mal día cuando bautizaron a estos cuerpos transneptúnicos  – espero que estén bautizados ahora –, pero mi comentario va encaminado a la cuestión de tratar de ponerle nombre a estos cuerpos celestes, nombres mitológicos, que creo que encierran el misticismo de la existencia de estos objetos,– claro!! de todas maneras – Quien dice que en unos años se arrepientan de haber dicho estas cosas, y después digan que el universo es infinito, bueno, eso es lo que todos creen, pero si dijeran que el sol por ser muy pequeño no es una estrella, en comparación a las verdaderas estrellas del cosmos, o que la tierra por ser tan pequeña y llena de agua se pasara a llamar agua, o gota, pero a nadie parece importarle el hecho que la denominación de planeta es herrada, puesto que planeta, del lat. planēta, del gr. πλανήτης significa errante, lo no describe nada de estos objetos, ya que estos planteas no son planos jajaja, es una broma, no son errantes, porque, están sujetos gravitacionalmente al sol que los ilumina y los guía en el espacio, entonces ¿cómo se deberían llamar estos cuerpos rocosos, líquidos, gaseosos o mixtos?

Además insistimos en  llamarles de una forma determinada a los objetos que encontramos con la mirada, que pasará cuando se descubran más planetas en otros sistemas solares u otro lugar, y queramos ponerle nombres también, que pasaria si ese plantea ya tiene nombre, o quizás los habitantes de él no quisieron ponerle nombre, ya que, es muy egoísta ponerle nombres a las cosas sin siquiera conocerlas o haber puesto un pie en ellos – que feo, por decirlo elegantemente –, pero tal vez soy muy exigente con nuestra raza, que aun anda con un palo amenazando a su prójimo y abusando de su suerte, e ignorancia, espero que algún día recapacitemos y nos demos cuenta de lo pequeño que somos y lo insignificante que somos para el sistema solar, incluso, no quiero compararnos con la galaxia, o con el universo completo, ya que, parece que no somos parte de él, puesto que, creemos que siempre estamos solos, y que somos lo más grande que ha existido y que existirá,  pero entonces que sucede con los animales que nos acompañan, o con todos los seres que nos rodean, ¿no los vemos?, igual como no queremos ver al universo tal como es, algo que realmente nos supera, y eso que solo hablo del universo que nos contiene, porque si me pusiera a pensar sobre los universos paralelos y las paradojas espaciotemporales estaríamos en problemas, o curvaturas del tiempo y de antimateria, uy!!, somos insignificantes, aun no podemos entender casi nada de lo que nos rodea, aun no conocemos nuestro planeta completo, y nos vamos de excursión a la luna – Gran paseo –, o creo que fue algo que no teníamos que hacer, ya que lo que se supo allí no es de la incumbencia de un ser humano, espero que comprendamos lo vacíos que nos sentimos al decir que estamos solos en el universo, y que somos los únicos que existimos en todo el universo que conocemos; tal como dijo un chaman a la llegada de colon a América, “tenemos que prepararnos para conocer más de lo que queremos saber”, creo que son sabias palabras, en los próximos años estaremos en esa disyuntiva, ¿qué harías tú en ese momento?, ¿querrías saber nuestro verdadero motivo de existencia?, o ¿preferirías no saberlo nunca?, quizás podríamos pensar que el descubrimiento de nuevos planetas y la exploración del espacio es cosa difícil, pero que pasaría si no tuviéramos esa tranca mental, o quizás no fuéramos tan atrasados en la tecnología, y pasaramos de usando el fuego como energía a otra más potente, deberiamos cambiar el modo de pensar, antes de seguir siendo lo mismo desde los últimos 10.000 años de nuestra existencia en la tierra.

Anuncios